Anne y Will

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anne y Will

Mensaje por Gabriel Tonks el Dom Mayo 24, 2009 3:06 am

Anne y William tenían poco tiempo de casados, 1 año y 6 meses para ser exactos, tenían dos hijos, ambos muy parecidos a ellos, eran mellizos y a pesar de su corta edad ya decían algunas palabras sueltas y podían mantenerse de pie sin problemas, aunque como todo bebe, preferían gatear por ahí. Eran la pareja perfecta, la mayoría de sus vecinos no podían entender el hecho de que se hayan casado tan jóvenes, pero cuando los veían caminar tomados de la mano, o saliendo con sus hijos los fines de semana en el auto las ideas cambiaban de manera radical y no podían creer que existieran personas tan perfectas una para el otro. La pareja a menudo era el centro de envidia del barrio, aunque a decir verdad los motivos no faltaban:

Anne era una mujer muy inteligente y sofisticada, algo que a sus 20 años la había llevado a ser la Jefa de Recursos Humanos de una importante compañía gubernamental, por si esto fuera poco, algunas de las mas importantes empresas compraban sus perfumes y lociones a precios bastante contundentes, motivo por el cual ya había logrado acaudalar una gran fortuna a su haber. Todo esto era complementado por su increíble atractivo físico, sus ojos de color amarillo reflejaban pureza y sabiduría, su cabello que a menudo llevaba caído sobre sus hombros acentuaba la belleza de su rostro, y para ser sinceros, sus atributos corporales hubiesen sido la envidia de cualquier modelo del mundo. Para muchos que la veían era considerada la mujer perfecta.

William por su parte era actor, ganaba bastante dinero trabajando en un par de obras al mes, de vez en cuando ayudaba a su esposa con los perfumes y lociones ya sea en la preparación o buscando los ingredientes que ella le pedía. Debido a que su trabajo no tenia una gran exigencia de horario era el quien se ocupaba de los niños, labor que hacia con gusto y dedicación, además cocinaba para su esposa todos los días y hacia parte de las labores de aseo, aunque sabia muy bien que a Anne le gustaba mucho hacerlo. Su físico también era envidiable, tenía su musculatura ceñida aunque no excesivamente y era muy apuesto, era la envidia de cualquier hombre, tanto por su esposa como por su cuerpo, y el deseo de cualquier mujer.

Si de manera individual eran la envidia de todo el mundo, como pareja no tenían comparación. Los pocos problemas que tenían no iban más allá de: ¿A quién le toca cambiar el pañal? ¿Dónde iremos este fin de semana? Cierta ocasión en que Anne le pregunto a William sobre el motivo por el que no demostraba celos, este le respondió con una sonrisa y las siguientes palabras: “Podría tenerlos, puesto que eres una mujer inteligente y hermosa, hay muchos tipos que se morirían por estar contigo, pero tu elegiste darme a mi tu corazón –tomo una pausa para respirar- seria estúpido si llego a desconfiar de ti, pues es a mi a quien elegiste para amar”. Cuando termino de hablar Anne estaba impresionada, a menudo su esposo decía cosas como esa, pero aquella le había demostrado lo profunda que era su confianza y su amor hacia ella, ella se puso de pie y se sentó en sus piernas, lo miro a los ojos y le dijo: “Yo seria una boba si llegara a engañar a un hombre como tu, tanto como si desconfiara de ti, a menos que tengas una escena fogosa”, rió y lo beso en los labios. Aquella noche, y como todas las demás terminaron en la cama.

Así era su relación, disfrutaban pasando el tiempo juntos, pero también se daban el suficiente espacio como para no sentirse atrapados dentro del compromiso. Disfrutaban de su vida sexual sin reproches, hacían el amor cada vez que querían, se sentían bien el uno con el otro y ambos pensaban que solo había una persona que podía hacerlos tan felices.

Su álbum de fotografías también era una muestra de lo felices que eran, aunque también era quizás el único objeto de la casa que reflejaba que de vez en cuando tenían problemas serios, puesto que en la cubierta tenia escritas las siguientes palabras: “Las fotografías siempre enseñan los buenos momentos, pero son los malos momentos los que nos llevan de una fotografía a otra”. El álbum rebosaba de fotografías de ambos con sus hijos, parecía como si en su universo solo existieran ellos dos y sus hijos. Cuando se sentaban a mirar las fotografías se quedaban en silencio, como si se hundieran en sus propios recuerdos felices y comenzaran a vivirlos de nuevo, finalmente se besaban y seguían cada uno con sus labores, a menudo tambien estos momentos eran interrumpidos por el llanto de alguno de sus hijos, esta situación mas que molestarlos les divertía y les hacia agradecer el hecho de que eran una familia.

Es en esta parte de la historia cuando dejamos de generalizar y vamos a lo particular. Durante varias noches Anne había tenido horribles pesadillas en las cuales era seguida por uno o varios hombres que tenían la clara intención de abusar de ella, sin embargo todas esas pesadillas desencadenaban en lo mismo, su esposo la auxiliaba. Cuando ella se despertaba en la madrugada producto de las pesadillas a menudo se encontraba con la mirada protectora y un abraza cariñoso de su esposo, el que le juraba que estaría a su lado por siempre y que jamás dejaría que le pase algo, luego de esto la besaba en la frente y ella volvía a dormirse, tranquila y feliz.

Hasta que una mañana Anne se despertó comprendiendo que su esposo no había podido salvarla esta vez, se despertó sobresaltada y William como si leyera su mente de inmediato comprendió lo que había pasado. Aquella mañana ella llamo a su trabajo diciendo que no podría asistir debido a que tenia mucha fiebre, se quedaron en casa durante todo el día, ella le había descrito su sueño a su esposo y esta la había oído con mucha atención, sus palabras lograron calmarla y no se volvió a hablar del tema, por la noche fueron a dormir, ella por fin había podido volver a disfrutar de un sueño reponedor y por la mañana se levanto de muy buen humor, le pidió a su esposo que la acompañe al trabajo y se quede con el durante todo el día, llevaron a sus hijos.

Cuando se acercaba la hora de salida un joven llamado Thomas Kent se presento en la oficina de Anne, había ido a pedirle unos días de permiso debido a que su madre se encontraba enferma y el era el único que podía cuidarla, ella accedió luego de una charla y el en agradecimiento le invito a un café después de trabajar.

-No pensaras ir, ¿verdad? –dijo William con incredulidad, aunque el por dentro no sentía celos, sabía que algo podía andar mal.

-Vamos amor, no es nada, es solo un empleado agradecido que me ha invitado a una taza de café, puedes venir conmigo si quieres –le dedico una sonrisa.

-No amor, esta bien, solo intenta llegar temprano –le sonrió y se puso de pie- y sobre todo, te pido que te cuides –tomó a sus hijos y salió con ellos, pues ya estaban comenzando a dormirse así que decidió llevarlos a casa.

Tras unos minutos Anne salió y notó que aquel joven la esperaba, el le recordó que la había invitado a un café y ella aceptó de buen grado, durante el trayecto el muchacho comenzó a sentir punzadas en el corazón, pero no desistió de su idea de tomar un café con la mujer que se había portado tan bien con el durante la tarde. Luego de el café prometido Anne se dirigió a su auto dispuesta a irse a casa, pero en ese momento Thomas comenzó a sentir punzadas mas fuertes en su pecho y ella decidió llevarlo a su casa antes de ir a la propia, durante el trayecto el joven comenzó lentamente a recuperar sus fuerzas hasta que cuando bajo la invito animadamente a otro café, ella pensó que nada tenia de malo aceptar otro café, a decir verdad le hacia falta un café a esas horas, lo que no había notado fue que William en ese preciso momento la veía desde su auto, se había preocupado por el hecho de que ella aun no había llegado y había salido en su búsqueda, su rostro se desencajo y acelero de manera rápida para volver a casa, sabía perfectamente lo que pasaría a continuación y no pensaba hacer el juego del psicópata con su esposa.

Antes de ingresar en el apartamento Thomas se volteo de improviso y beso a Anne en los labios, ella se quedo inmóvil, pero momentos después comenzó a besarlo apasionadamente, se sintió confundida y retrocedió. Thomas entendiendo el error que había cometido se alejo y le pidió disculpas, insistió en la invitación al café y luego de un rato ella aceptó. Hablaron durante otros momentos mientras Thomas preparaba el café y al cabo de un rato ambos tomaban un delicioso café que según él era importado directamente desde Colombia. Cuando Anne terminó de beberlo fue directamente hacia la puerta, solo quería llegar a su casa, Thomas la tomó de la mano y la volteo para volver a besarla, ella esta vez no respondió pero por alguna razón tampoco podía reaccionar, noto como aquel hombre la despojaba de sus ropas mientras ella suplicaba que se detuviera, finalmente y semidesnuda él la empujo sobre la cama y se quito la ropa, Thomas la susurro al oído “Déjate llevar”, como poseída por una fuerza extraña ella accedió y finalmente tuvieron sexo. Tras eso ella se sintió terrible, al mismo tiempo que Thomas comenzaba a vestirse ella se vistió y salio del apartamento aun sudorosa.

Cuando llego a la casa noto que todo estaba en silencio, había una pequeña luz de un color anaranjado que se movía del otro lado de la habitación.

-¿Cómo estuvo? –la voz de William era inconfundible, pero esta vez sonaba dolido.

-Will, perdóname, no se que me paso, yo no lo quería –ella suplicaba, aun sudada.

-Te hice una pregunta, ¿te gusto? –Will parecía implacable, frió y sobre todo, hablaba con desprecio.

-Perdóname por favor Will, no se lo que me paso, yo no lo quería, por favor perdóname –se había acercado hasta el y estaba arrodillada frente a su esposo.

-Te he preguntado dos veces, y lo haré de nuevo, ¿te ha gustado? –esta vez la mira con furia.

-No, no me gusto, en lo mas mínimo, te juro que no era capaz de controlar mis propios movimientos, por favor perdóname, no actúes así, no te reconozco mi amor.

Will pareció quebrantarse ante la mirada suplicante de su esposa, se puso de pie buscando fuerzas y luego de un breve momento la mira nuevamente con frialdad.
-Soy yo quien no te reconoce a ti, juraste que me serías siempre fiel, decías que valía mas que tu vida, sin embargo no pensaste en mi ni es nuestros hijos cuando decidiste ir a la cama con otro hombre –el cigarrillo que tenia en su mano desde que Anne había llegado estaba apagado, al notarlo tomo otro cigarrillo y lo encendió rápidamente.

-Por favor Will, no se que demonios me paso, mi cuerpo no respondía, no podía pensar con claridad, lo que paso no lo hice con intención –volvió a arrodillarse ante el- te lo ruego mi amor, haré lo que me pidas, si necesitas que…

-Quiero que te vayas –le dijo con mirada severa.

-Pero Will, por favor… -su mirada suplicaba a Will que vuelva a pensar las cosas.

-No me pidas que entienda, no hay explicación que sea valida, no quiero volver a verte –se puso de pie y camino hacia ella, no de una manera violenta sino que mas bien triste, la ayudo a ponerse de pie y le pidió que se vaya.

-Si es lo que puedo hacer por ti, y te ayuda…. lo haré –subió por algunas de sus cosas, se despidió de sus hijos y paso por delante de Will- sabes que eres tu a quien amo, y solo contigo soy feliz –musito, y salio de la casa hacia el auto.

Al entrar en el auto Anne instintivamente se tomo el vientre, esa misma mañana se había enterado de que tendría otro hijo con su esposo, no había encontrado la forma de decírselo, y lamentablemente la manera en que las últimas horas habían sucedido horas no le daban muchas esperanzas de poder hablarlo en buenos términos. En ese momento noto que Will se asomaba al balcón y se quedaba mirando hacia el auto, ella bajo y lo miro desde abajo.

-Will, te amo, eres mi vida, eres mi luz, te ruego me perdones –su voz sonaba sincera.

Por algunos momentos la voluntad de Will se había quebrantado, se apoyo sobre el bacón y comenzó a llorar.

-Eres mi esposa, yo te amo, le dabas luz a mi vida…. pero ahora la has dejado en oscuridad –en ese momento vio hacia la espalda de Anne, un hombre se acercaba a ella. Te están buscando –le dirigió una mirada de desprecio y se quedo observando en el balcón.

Thomas había averiguado la dirección donde Anne vivía con su esposo y había ido a buscarla.

-Anne, ven conmigo, no tienes que quedarte con el, cuidaré de tus hijos…

En ese momento Anne le dio una bofetada, de pronto había entendido todo, su cuerpo había perdido la voluntad después de haber bebido el café que Thomas le había dado.

-Me drogaste bastardo –lo mira impresionada.

A Thomas se la cayó la cara, ella nuevamente lo abofeteó e intento volver a golpearlo, esta vez el se le adelanto y la abofeteó, ella cayó al suelo. Aunque Will no había oído nada de la conversación no soporto el hecho de ver a aquel hombre golpear a su esposa, bajo rápidamente y sin que Thomas se diera cuenta le propino un puñetazo tan fuerte que retrocedió varios metros. Thomas salio corriendo de ahí y se perdió de vista, Will ayudo a Anne a levantarse y luego se dispuso a entrar en la casa, en ese momento Anne sintió un fuerte malestar en el vientre y se quedo en medio de la calle, al mismo tiempo se oyó un auto derrapando y en pocos segundos Will entendió lo que sucedía, se volteó y corrió hacia ella.

-¡Anne, cuidado! –empujó a su esposa con una fuerza tal que ella cayó sobre la vereda opuesta, al unísono se oyó un fuerte golpe y Anne vio horrorizada la escena que se había llevado a cabo frente a ella.

Thomas había huido, el golpe había sido tal que William no podía ni siquiera mover el cuello, temblaba de pies a cabeza y sangraba de muchos lugares a la vez, buscaba con su mirada a su esposa y la llamaba con voz tenue. Anne se levanto muy rápido y fue hacia el, se arrodillo a su lado mientras algunos vecinos salían en su ayuda, uno de ellos llamó una ambulancia.

-Anne, lo siento… yo te amo –su voz agonizante volvía gélida la piel de su esposa.

- No Will… tu no puedes morir, no puedes, no puedes morir… porque tendremos otro hijo –ella se acercó y besó sus labios, el respondió al beso.

Tras unos instantes la cabeza de Will cayo a un lado, su mirada quedo vacía y Anne dio un grito desgarrador.

Gabriel Tonks

Masculino Cantidad de envíos : 3058
Edad : 27
Localización : Desconocida
Fecha de inscripción : 15/02/2009

http://www.fotolog.com/deadman_walking7

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Gabriel Tonks el Dom Mayo 24, 2009 3:07 am

Historia basada en un rol que hice hace mucho tiempo...
espero que les guste

Gabriel Tonks

Masculino Cantidad de envíos : 3058
Edad : 27
Localización : Desconocida
Fecha de inscripción : 15/02/2009

http://www.fotolog.com/deadman_walking7

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Rosalie Hale el Dom Mayo 24, 2009 3:09 am

Já!... yo ya lo habia leido Cool lalalalala xDDD
Ya te dije que me encanto *o*
Amo tu aplitud de vocabulario y espero que sigas escribiendo ^^

Soy tu fan numero 1 !!

Rosalie Hale

Femenino Cantidad de envíos : 5654
Edad : 23
Localización : Santigo Chile =3
Fecha de inscripción : 03/02/2009

http://www.fotolog.com/qewaatedio

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Victoria el Dom Mayo 24, 2009 8:31 pm

OOH!!
estuuboo mega fuuertee

campaña:

matemos a thomas por bastardo


mauu en vdd soy tu fan #1 jaja fui antes qe rose
si si si yo te habia dicho antes

noo noo no
ayy ann qe triiste
will nooo por qe moriisteee noo!!

ahora qe sera de mii


geniaL fic mauu en vdd qe sii
yo te apoyo (Y)

tq mauurii y a will tmb aunqe ste muerto Sad
jajaja

_________________


sus ojos carmesíes brillando con la obsesión de la venganza; ella
responsabilizaba a Edward de la muerte de su amor, James

]

Victoria

Femenino Cantidad de envíos : 549
Edad : 25
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 09/02/2009

http://www.fotolog.com/lapush_es_lapush

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Invitado el Dom Mayo 24, 2009 10:11 pm

Mauri... me encantó!
Felicitaciones n-n

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Wilhelmina Lern el Dom Mayo 24, 2009 10:12 pm

Esta .... Piola
Te cuidas

_________________
Muéstrame tu cuello y deja
Que mis colmillos rompan
La piel que impide que tu sangre sea para mi
Y tu vida será eterna
Morirás cada mañana
Y renacerás al anochecer







Wilhelmina Lern

Femenino Cantidad de envíos : 2273
Edad : 26
Localización : Santiago
Fecha de inscripción : 18/02/2009

http://www.fotolog.com/bethzyta_linda

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Jason Bennington el Mar Mayo 26, 2009 12:51 am

Buu no tengo tiempo de leerlo -___- tengo que estudiar, pero lo leo mañana si puedo Very Happy

Jason Bennington

Masculino Cantidad de envíos : 653
Localización : Texas
Fecha de inscripción : 18/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Berenice Townsend el Mar Mayo 26, 2009 9:57 am

ahhh mau casi me haces lllorar!!
me encanto!!!
grax por compartirlo de vers, de verits, que me encanto
escribe mas!

_________________


"єяєѕ ℓσ υηι¢σ єη ℓσ qυє ѕυєñσ...∂σямι∂α σ ∂єѕριєятα"
•°o.Oму нєαят вєℓσηgѕ тσ уσυ...ℓєт му ωяαρ уσυ ιη му αямѕO.o°•

Berenice Townsend

Femenino Cantidad de envíos : 4665
Edad : 25
Localización : México, D.F.
Fecha de inscripción : 02/03/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Invitado el Mar Mayo 26, 2009 11:25 am

o sea.. no es para llorar hay que decirlo
esta lindo
pero bueno

Gran trabajo
Adios.!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Hannya Morhy el Mar Mayo 26, 2009 7:11 pm

ahi pershiy me gusto muxo eres un genio

Hannya Morhy

Femenino Cantidad de envíos : 848
Edad : 23
Localización : forks
Fecha de inscripción : 25/02/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Anne y Will

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 3:53 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.