La verdad y el tiempo dicen todo...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La verdad y el tiempo dicen todo...

Mensaje por Samantha Roux el Miér Ago 12, 2009 6:42 pm

Todo sucede por una razón


“Siempre nos mantuvimos entre líneas


Nadie dijo que fuera fácil, el querer olvidar algo que por lo menos para ti fue especial, el querer dejar el pasado en el pasado, enterrado lo mas profundo posible para que este no quisiera volver. Tal ves, cualquier persona querría tener una maquina del tiempo para poder hacer lo correcto, pero.. es tarde, para bien o para mal ‘tengo’ que asumir el error del pasado.






Suspiré en medio del silencio mientras volvía a la realidad, otra aburrida clase de historia, en donde veíamos nuevamente la independencia de lo que podíamos llamar ‘Chile’. Pero no podía dejar de mirar de reojo hacia otro lado, mordiendo mi labio inferior de tan solo notar por breves segundos que aquella persona también estaba atenta a mis movimientos.
La clase seguía normal, el profesor hablando mucho y todos casi muriendo de sueño, pero yo intentaba pasar desapercibida escribiendo simples “Deja de mirarme” y soltando suaves risas de tan solo pensar en que él llegaría a leerlas.

En mi mente corrían las mas locas ideas sobre lo que podría hacer luego de que esta tortura terminara, suponía que me iría a casa luego de que tocara el timbre de salida, sobretodo porque.. no quería permanecer tan cerca de.. él. Y seguían pasando los minutos, mientras me dedicaba a escribir en mi cuaderno frases que tan solo me las guardaba para mi, a medida que me colocaba a pensar en el pasado que tuve.. en todos los momentos felices que había vivido con aquella persona que ahora me estaba mirando con una sonrisa dibujada en su cara, y soltando aquella suave risa que hizo que muchas veces me sonrojara innecesariamente.

Pero también aquellos recuerdos amargos habían vuelto, los momentos en que todo el cuento de hadas se había vuelto una pesadilla que tan solo quería que terminara, recordando los momentos en que lloraba y lloraba.. y al él no le importaba. - Un final lluvioso para un día perfecto.. - dije susurrando mientras recordaba la letra de una canción que escuche en la radio cuando venía camino a la escuela. El simple hecho de recordar aquellos momentos hizo que automáticamente bajara mi mirada y soltara otro suspiro, pero esta vez de dolor.. tan solo por imaginarme y recordar malos momentos.
Lo único que quería era que tocara el timbre de salida, pero me habida dado cuenta de que él había notado mi ‘ligero’ cambio de ánimo, mirándome esta ves con una cierta cara de preocupación, como si estuviera diciéndome o mas bien preguntándome “¿Puedo estar contigo? Te ves mal..”.

Moví ligeramente mi cabeza para poder despejar mis pensamientos, y me era difícil, sobretodo porque en estos últimos días había estado.. sola, y además había tenido cierto encuentro con una persona, que había hecho que mi ánimo se debilitara a medida que pasaba el tiempo y no sabía nada de él. Apreté mis labios al notar que tan solo faltaban 2 minutos para el toque del timbre, minutos que pasaron como segundos, ya que en un instante estaba sintiendo el terrible ruido de aquella campana.

Metí todos mis cuadernos en mi mochila, excepto uno.. que quería llevar en mis brazos. Y me daba cuenta que no quedaba nadie en la sala, y mientras caminaba en dirección a la puerta.. sentí una mano que tomaba mi brazo y me decía en un susurro – No te vayas.. – con cierto tono de tristeza, como si estuviera sufriendo la verdad. Por mi parte, no quería darme vuelta tan solo de sentir los nervios, al imaginarme quien sería, aunque era demasiado obvio ¿no?. Y fue así que lentamente me gire, sintiendo el frío silencio que estaba azotando la sala de clases en donde estábamos tan solo nosotros dos.

Mi mente me decía ‘huye de ahí lo mas rápido posible’, pero mi corazón decía ‘espera’, y por primera vez, en mucho tiempo.. no sabía que hacer. Su presencia hacia estragos en mi, como si se tratara de una fuerza completamente desconocida para mi que tan solo.. hacia que recordara los malos momentos que me hacia pasar, mientras que siempre tenía presente a aquella persona que había cambiado mi vida, pero que al parecer.. me tenía distante. – No quiero oír mentiras.. – dije susurrando mientras bajaba mi mirada levemente, intentando no mostrar ninguna emoción en frente de él, simplemente porque sabía que tal ves esto se trataba de un juego para él, que se trataba nada mas de un juego de emociones en que yo terminaba perdiendo y en donde.. siempre había dolor.

Él suspiro en aquel momento, - No quiero mentirte.. – me dijo susurrando mientras sacaba mi bolso de mi hombro y lo dejaba a un lado. Mientras me preguntaba a mi misma ¿Por qué no estoy reaccionando?, una misteriosa pregunta que me estaba comenzando a dar miedo, por el simple hecho de permanece quieta y.. serena.

Alcé mi mirada para notar como sus ojos estaban completamente posados en mi, para notar como el mordía su labio inferior, y para hacerme notar.. que no sucedería nada. – Siempre que hablo contigo, termino herida.. – dije esta ves mirándolo fijamente, aún con mi cuaderno entre mis brazos, y parada a una distancia ‘considerable’ de él, mientras en mi mente aún recordaba a él.. no al chico que tenía en frente, sino a aquel chico que tanto.. quería y que.. al parecer estaba enfadado conmigo, aunque en cierta parte tenía un poco de culpa.

Suspire en medio del silencio, para volver a bajar mi mirada y cerrar mis ojos con suavidad. – No eres feliz ¿cierto? – preguntó el repentinamente al parecer por ver mi reacción, algo que me parecía extraño porque.. nunca se había preocupado por mi felicidad. - ¿Cuándo te ha interesado eso? – pregunté curiosa, para dejarle claro lo que estaba sintiendo en cierta manera.

- Desde que te perdí.. – me respondió él, mientras posaba su mano delicadamente en mi mejilla y suspiraba en el silencio del salón.


Samantha Roux

Femenino Cantidad de envíos : 1116
Edad : 23
Localización : New York
Fecha de inscripción : 09/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: La verdad y el tiempo dicen todo...

Mensaje por Samantha Roux el Miér Ago 12, 2009 9:33 pm

Para bien o para mal

“Y cada noche vendrá una estrella a hacerme compañía”


¿Por qué el pasado puede atormentar la mente?, tal ves sea la eterna duda que tendré en mi vida, por el simple hecho de darme cuenta de que todos los recuerdos y heridas del pasado, tan solo con 3 palabras.. pueden hacerte sentir cosas que jamás nunca podías llegar a sentir. Por primera ves en mi vida, me vi.. atrapada.






Momentos como ese se daban tan solo una vez cada mil años, sobretodo con la persona que tenía en frente. Pero.. ¿Por qué no estaba reaccionando? ¿Por qué me mantenía quieta y serena tan solo por.. él?. – Déjame tranquila.. – dije quitando su mano de mi mejilla, mirando hacia otro lado y intentando contenerme para no pegarle un golpe en ese momento, ya que.. se lo merecía, al menos por lo que me había hecho y dicho.

Nuevamente un suspiro escapó de sus labios, a medida que tomaba mi mano con delicadeza, y sentía con mucha suavidad el calor de ella, que expulsaba el frío de mi piel con mucha fuerza y rapidez. – Confía en mi.. – dijo él mientras entrelazaba sus dedos con los míos, a medida que yo sentía nuevamente aquellas extrañas mariposas en mi estomago, que estaban resultando molestas.
- Solo quiero volver a tenerte, como antes.. – me dijo en un susurro mientras yo le volvía a mirar, esta vez con una cara de sorpresa. ¿De verdad estaba diciendo eso, o tan solo era una ilusión?, una duda que retumbó como tambor en ese momento, mientras soltaba un suspiro de dolor en medio del silencio, notando como no habían ruidos ni en el exterior del salón, eso significaba que estábamos.. solos.
Estaba mirándole fijamente, aún con mi dedos entrelazados con los de él, y en un movimiento involuntario, cerré mis ojos para decir con dolor y tristeza, - No puedo confiar en ti.. – a medida que volvía a abrir mis ojos, intentando controlarme para no mostrar mi ‘lado débil’ frente a él, pero era inevitable. – Quiero, pero no puedo.. – dije susurrando, soltando mi mano con la de él, sintiendo inmediatamente un cierto dolor que al parecer le había provocado por aquella separación, pero.. no quería cometer errores.
Pero en menos de 3 segundos volví a sentir su mano tomando la mía, - Confía en mi, por favor.. – dijo él con cierto tono de suplica, y nuevamente volvía a suceder, el no sentir mi cuerpo y simplemente ‘dejarme llevar’ estaba sucediendo nuevamente. Apreté mis labios con fuerza, no quería llorar.. pero debía ¿o no?, la verdad no estaba 100% segura de lo que él era capaz de hacer en estos momentos, pero.. ¿Por qué no podía huir? ¿Por qué demonios seguía aquí.. serena y calmada?

Suspiré con dolor mientras le miraba, esta vez soltando por fin aquella lágrima que tanto retenía, que se deslizaba por mi mejilla con suma delicadeza y lentitud, mientras bajaba mi mirada, mostrándome indefensa y triste. – Sé lo que sucedió.. y no quiero que estés triste.. – me dijo él susurrando mientras se acercaba a mi lentamente, llegando a sentir su aliento chocar con mi frente, a medida que con su mano en mi mentón, levantaba mi mirada para quedarle mirando fijamente a él. Estaba tan cerca.. pero tan lejos a la vez, no sabía que hacer en estos minutos, y solamente me deje llevar por mis impulsos, los cuales hicieron que moviera mi cabeza violentamente para mirar hacia otro lado, mientras limpiaba mis lagrimas con el poleron de mi escuela. – Tu no sabes nada, de nadie.. ni de mi.. – dije ahora un tanto enojada, mientras le daba la espalda y comenzaba a recordar lo que había sucedido, las palabras que habíamos intercambiado esa noche.. cuando él había entrado a mi habitación.

Volví a mirarle con tristeza, mientras notaba como él tenia una cara de preocupación que solo había visto en el pasado, cuando.. teníamos algo. La verdad solo quería estar con aquel que amaba, pero estaba lejos.. no sabía nada de él.. ni siquiera una llamada tenía de él desde.. esa noche. Y él con su mano, limpio delicadamente una lagrima que había quedado en mi mejilla, una cálida y delicada lagrima que no quería bajar. - ¿ Porque no me dejas quererte? – preguntó él mientras se acercaba a mi, y me tomaba por la cintura, algo a lo que debería de haber reaccionado, pero no pude.. estaba indefensa y triste, me sentía sola.

Bajé mi mirada, - Porque ya perdiste la oportunidad – dije susurrando mientras sentía como él me comenzaba a empujar hacia él, de cierta manera con la ‘intención’ de tenerme mas cerca, pero colocando mis manos en su pecho, evité aquel cometido. - No quiero herirte de nuevo.. – me dijo susurrando mientras volvía a intentarlo, mientras sentía como él me empujaba hacia él, logrando que finalmente le abrazara.. sintiendo un abrazo calido y reconfortante. – Gracias.. – fue lo único que escapo de mis labios en ese momentos, ya que por el momento nadie creía lo que había sucedido aquella noche en mi habitación.. y solo el chico que me estaba abrazando, parecía entenderme.

Me aferré de su cuello mientras cerraba mis ojos, - Te voy a cuidar, no te quiero triste.. – me dijo en un susurro, mientras sentía como me abrazaba con mas fuerza y sintiendo como enterraba su cara en mi cuello, sintiendo su respiración.. y un cálido beso en mi cuello, - Gracias.. - dije susurrando a medida que otra lágrima caía por mi mejilla.







Samantha Roux

Femenino Cantidad de envíos : 1116
Edad : 23
Localización : New York
Fecha de inscripción : 09/06/2009

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.